Amnesia: las trampas de la memoria

amnesia

En el año 2000, el director de cine Christopher Nolan estrenó el filme Memento, un extraordinario film que recoge la historia de un hombre, Leonard Shelby, interpretado por Guy Pearce, un joven hombre que tenía problema de memoria a corto plazo, debido a un hecho traumático, cuando su casa fue asaltada y su esposa, según sus recuerdos, fue asesinada frente a sus ojos.

La película se desarrolla en dos líneas narrativas y se cuenta, además, al revés. Es decir, la historia no se cuenta de manera lineal como se acostumbra, sino que va dando un salto atrás en cada escena. Por otra parte, esas escenas se interrumpen por otra línea narrativa que va en orden normal. En ella nos muestran a Leonard hablando con alguien por teléfono y contando la historia de Sammy Jankis, quien juega un papel interesante en la película, no adelantamos más, porque si acaso algún lector no la ha visto y lo estaríamos haciendo spoiler.

El caso de Leonard es un ejemplo de un tipo de amnesia de eventos inmediatos (amnesia anterógrada), pues él logra recordar cosas más lejanas, pero en cambio de un momento a otro cualquier cosa lo hace olvidar por completo lo que estaba realizando, por lo que necesita anotar las cosas importantes en el momento en que se producen, pues de otra manera no tendrá nada que le certifique que tal cosa ha sucedido. La mente humana es un universo infinito por explorar. El ámbito de la memoria es además un área de investigación muy amplia, pues son diversas las manifestaciones de la pérdida de la memoria. De hecho, cotidianamente, nuestra mente no tiene la capacidad de recordar todo de manera infinita, sino que tenemos una memoria selectiva, incluso, muchas veces, nuestros recuerdos de cosas que vivimos no son tal como sucedieron, sino que los modificamos en nuestra memoria, pudiendo alterarlos sin que estemos conscientes de ello.

Existen diversos tipos de amnesia, entre ellas tenemos las siguientes:

Amnesia Disociativa: Es un trauma psicológico causado por alguna depresión generalmente por algún ser u objeto.

Amnesia de la Niñez: Es la incapacidad común de recordar eventos de nuestra niñez. Mientras que Sigmund Freud se la atribuía a una represión sexual, otros han teorizado que es debido al desarrollo del lenguaje o a partes inmaduras del cerebro.

Amnesia Postraumática: Este tipo de pérdida de la memoria es causada generalmente por una lesión no letal en la cabeza. Suele ser de tipo transitoria, ya que su duración está relacionada con el tipo y grado de daño causado. Un evento ligero, como un accidente automovilístico, puede ocasionar que el lesionado no recuerde los acontecimientos que precedieron al momento del choque, esto debido a una breve interrupción en el mecanismo de transferencia de la memoria de corto a largo plazo. Este mecanismo es conocido como consolidación de la memoria.

Estado de Fuga Disociativa: Es causado por un trauma psicológico y suele ser temporal. Los especialistas lo definen como: “uno o más episodios de amnesia en el cual la inhabilidad de recordar algunos o todos los eventos pasados y también la pérdida de identidad o la formación de una nueva identidad ocurren cuando de repente, e inesperadamente, se viaja con un propósito fuera de casa”.

Amnesia Global: La pérdida total de la memoria. Suele ser consecuencia de un mecanismo de defensa el cual ocurre posterior a un evento traumático. Los pronósticos de restitución de la memoria van a depender del daño o trauma sufrido, así como el abordaje que se realice para mejorar la condición del paciente que sufre este problema.

 Amnesia Psicogénica: Es el resultado de una causa psicológica en oposición al daño directo al cerebro generado por una lesión en la cabeza, trauma físico o alguna enfermedad que se conoce como amnesia orgánica. Otros tipos de amnesias se producen de acuerdo a problemas de diverso origen, uno de ellos por ejemplo es el consumo excesivo de alcohol que suspende también la capacidad de recordar a muchas personas las cosas que suceden cuando se está en estado ebriedad. Memoria social La memoria no es solo un tema individual, sino un tema colectivo. El estudio de la historia, justamente, se centra en mantener la memoria colectiva de un pueblo o de la humanidad, especialmente sobre los sucesos más emblemáticos y que los pactos sociales imponen como focos de recuerdo. A partir de la memoria colectiva se define también la identidad de un país, por ejemplo. En las situaciones de poder, por ejemplo, los grupos dominantes imponen selectivamente la amnesia social de algunos eventos para poder moldear las conductas de las masas. La película Memento, por ejemplo, nos invita a reflexionar sobre como un leve acontecimiento, un distractor, puede hacer que su protagonista olvide lo que acaba de suceder. Ya una denuncia similar realizaba una vez Bart Simpson, de la serie animada de televisión estadounidense Los Simpsons, en la que en dice algo similar a que su la televisión apenas le permite recordar lo que sucede en los últimos cinco minutos. Un sujeto sin memoria es, entonces, fácil objeto de control y de modelación de conducta, pues pierde la capacidad para reflexionar sobre los hechos en forma diacrónica, es decir, su evolución en el tiempo. Es por ello, que la industria del entretenimiento, del zapping, y la filosofía de inmediatez de las redes sociales y de los medios de comunicación se sustentan en el momento, incluso con tendencias de coaching que incitan a las personas a la mentalidad del “aquí y el ahora”, descartando la visión compleja y evolutiva de la sociedad y de nuestras propias complejidades como seres humanos.

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar