Bioética de la clonación humana y la película La Isla

shutterstock_549067045

Ian Wilmut y Keith Campbell fueron los científicos que desarrollaron la primera clonación entera de un ser vivo. Se trató de la oveja Dolly, que vivió desde el 05 de julio de 1996 hasta febrero de 2003, en el instituto Roslin de Edimburgo Escocia. Si bien antes de Dolly ya se habían realizado varias clonaciones de otros animales, ninguna tuvo el éxito de Dolly que alcanzó el 100%. Antes se habían clonado una rana, un ratón y otros animales, pero fue hasta Dolly que el mundo entero supo de la factibilidad de la clonación humana. Suceso que ya había aparecido en películas de ciencia ficción, como Star Wars, donde incluso hay un ejército entero de clones.

Ahora bien, este es un tema que tiene muchas controversias en su eventual desarrollo, especialmente cuando se trata de la clonación humana. Especialmente, las vinculadas al ámbito religioso que rechazan muchos aspectos vinculados con el uso de la ciencia para alterar el curso natural de la vida humana, por ejemplo, como los métodos anticonceptivos.

El uso de la clonación es defendido por los científicos, especialmente en el área de la salud, ya que podría ayudar a la sustitución de órganos afectados por enfermedades graves como el cáncer. En este caso, se trata de clonaciones parciales y no totales.

En este ámbito, la película La Isla toca también el tema de los tráficos de órganos, que es un mal que encara el planeta entero actualmente, que ha hecho incluso que muchas personas sean utilizadas con esos fines. Especialmente las personas de bajo recursos que son seducidas por personas que los hacen ir a países donde terminan siendo asesinados y extraídos sus órganos.

La isla: una cuestión moral

 

 

En la película La Isla dirigida por Michael Bay en el año 2005, pone en la pantalla un tema para la discusión sobre la bioética en el marco del uso de la biotecnología. En ella, en el año 2019 nos ubicamos en una especie de búnker, donde están protegidos un grupo de personas sobrevivientes, supuestamente, de un desastre ecológico que hizo inviable la vida humana de las personas. Allí se mantienen encerrados por su propio bienestar y la única salida posible al mundo exterior es ganarse un viaje en un sorteo periódico que se realiza cada cierto tiempo, para ir a una isla paradisíaca, que es el único lugar en el mundo libre de la contaminación y en el que pueden conectarse con el mundo exterior. Los protagonistas Lincoln Seis-Eco (estelerizado por Ewan McGregor) y Jordan Dos-Delta (interpretado por Scarlett Johansson), comienzan a descubrir que algo no está bien en la vida que llevan. Lincoln sufre pesadillas y comienza a descubrir que todo cuanto conoce hasta ese momento es mentira, especialmente el famoso viaje a la isla.

(Spoiler) Ambos son clones, así como el resto de las personas que viven en ese lugar. Son producidos a partir de personas millonarias que pagan por ese servicio especial, para que sus clones sean usados en la cura de sus problemas de salud. Lincoln y Jordan logran escapar y descubren que el mundo afuera funciona normalmente y confirman que todo cuanto les han dicho es mentira. Comienzan entonces la búsqueda de los sujetos de los cuales los clonaron y ahí se discurre la película en la búsqueda de las personas.

Esta película nos llama a reflexionar sobre cómo las personas de mucho poder económico ponen a su disposición la ciencia, sin importar las implicaciones éticas que ello tiene. En este caso, se trata de crear clones completos de personas para que tengan vida propia y los órganos se desarrollen bien de acuerdo a la edad. Esto porque, según el director de la empresa que los produce, decía que la experiencia les indicaba que de esa manera no se producía fallas en el uso de los órganos.

Es decir, estos clones son criados con la única intención de ser sacrificados para usar sus órganos y sustituirlos en sus dueños. Sí, dueños, porque son eso exactamente, los dueños de la vida de los otros. Pero el asunto se trata justamente de que estos clones tienen vida y desarrollan sentimientos como cualquier persona, les crean ilusiones y emociones porque los estudios les indican que eso haría funcionar mejor los órganos a la hora de trasplantarlos.

Subyace también en la película el tema de la manipulación de las personas a través de su anulación moral como personas, vistas como objetos o cosificados. Tal como sucede en el sistema imperante en el mundo, que dispone de toda una estructura económica para activar los deseos de las personas y condicionar sus conductas de esta manera.

En este contexto, el dilema ético de la película es que los clones se convierten en personas, que se desarrollan en el contexto donde viven y son sacrificados para que su “dueño” pueda sobrevivir. Se trata entonces de un asesinato selectivo.

Por ahora, la clonación humana no ha sido admitida en ningún país del mundo, debido a las legislaciones y los debates en torno a la bioética que ello conlleva. No obstante, existen países donde se puede desarrollar embriones o clones de órganos de manera experimental.

El desarrollo de tecnología de este tipo, es decir, la manipulación genética, es lo que hace estimar que en el futuro, la esperanza de vida humana se incrementaría de manera importante, pues el control sobre enfermedades degenerativas podría combatirse de esta manera.

Finalmente, vale la pena señalar la importancia que tiene en el desarrollo de las sociedades civilizadas el apego a principios o valores, que determinan los pactos sociales que nos rigen. No obstante, siempre estamos ante la amenaza recurrente, que es además un hecho concreto, que los intereses de grandes corporaciones, de factores políticos, de la industria pueden desplegar las maquinarias de una gran empresa de manipulación global, para poner a la orden de esos intereses a la humanidad.

 

 

 

 

 

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar