Desafío Total: buen libro, peor película

Desafio total- Joe Seer Shutterstock.comJoe Seer/Shutterstock.com

Philip K. Dick inspirando nuevamente al subgénero del cyberpunk

Esta vez hablamos de una película protagonizada por Colin Farrel y dirigida por Len Wiseman, basada en un famoso cuento del gran Philip K, Dick, autor por excelencia del subgénero del cyberpunk:

Desafío total tiene lugar en un contexto futurista, concretamente del año 2084, en el cual la tierra se encuentra devastada por guerra química.
La poca tierra habitable que se encuentra allá entonces se divide en dos secciones: La FUB (Federación Unida Británica) y la Colonia (Australia).
Son muchos los residentes que se trasladan desde la Colonia hasta la FUB en un tren gravitatorio a fin de poder trabajar en sus fábricas.
El protagonista del film es un obrero llamado Douglas (Colin Farrel) que, cansado de su trabajo y de su rutina sin visiones de futuro, decide visitar una empresa de entretenimiento virtual llamada Rekall que implanta a los que lo soliciten recuerdos artificiales.
Por circunstancias, Douglas acaba accediendo a implantarse los de un agente secreto, pero el vendedor que lo recomienda descubre que Douglas ya tiene recuerdos reales de serlo, a lo que de repente irrumpe la SWAT en escena y el protagonista ha de deshacerse de los mismos abatiéndolos.

A raíz de ese momento se forja una historia de acción en la que todos parecen estar relacionados entre sí y la implantación de recuerdos entre seres humanos a fin de confundirlos está a la orden del día.
Nuestro protagonista ha de tirar del hilo para recordar quien es él en realidad y por qué todo el mundo le busca.

La película en su inicio, y todo hay que decirlo, parte de un presupuesto elevadísimo, a fin de introducir bastantes efectos especiales de calidad, pero el resultado por lo visto decepciona bastante a la mayoría de críticos.

En cuanto al guión también destacamos que deja mucho que desear, ya que la acción extrema del film provoca que se pierda bastante coherencia con escenas que, a pesar de estar ambientadas en el género de la ciencia ficción, son bastante surrealistas.

En resumidas cuentas, el director no logra plasmar a la perfección ni el futurismo ni el conflicto interno que, por el contrario, si logra hacer Dick en su obra original, de modo que si tenéis tiempo os recomendamos leerla de principio a fin, ya que ni es densa ni deja indiferente a nadie.

“Podemos recordarlo por usted al por mayor” ofrece bastante más al lector que la película adaptada al libro, resumiéndose pues de tal manera:

Douglas, un hombre sencillo y humilde, desea visitar Marte, pero incapaz de poder permitírselo decide acudir a la empresa Rekall en aras de que le sea implantada otra memoria con recuerdos artificiales. Cuando esto sucede, Douglas descubre que es en realidad un agente encubierto del gobierno al que le fueron manipulados todos sus recuerdos debido a la peligrosidad de la información que conocía.
A partir de ese momento el Gobierno lo busca para acabar con él, pero consiguen llegar a un acuerdo: implantarán al protagonista un recuerdo que anhelaba desde su infancia en el que se convierte en héroe para la humanidad.
Nuevamente, descubren que esto no es un anhelo, sino otro recuerdo suprimido.

Como podemos ver, parece prometer mucho más el argumento del libro que la mala adaptación a la gran pantalla, de manera que te animamos a que juzgues por ti mismo ambas cosas.

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar