El poder de la mente te puede sanar | Tecnologia Punta

El poder de la mente te puede sanar

el poder de la mente

La mente se define como un conjunto de facultades cognitivas en los cuales se enmarcan procesos como la percepción, el pensamiento, la conciencia y la memoria. Estos procesos deben separarse de los estados mentales, tales como los deseos, la sensación de dolor o las creencias, que son instancias o tipos de estos procesos.

La mente ha sido concebida como una sustancia distinta al cuerpo, como un proceso, una propiedad. Es el órgano más complejo de nuestro cuerpo y el más poderoso, pues se habla sobre la posibilidad de sanar con la mente, ya que con ella somos capaces de generar bienestar o malestar, aunque no estemos conscientes de que lo hacemos.

La mente es muy poderosa, sin embargo, son muy pocos los que direccionan correctamente todo este potencial.  Existe una historia llamada “El Elefante encadenado”; en ella se habla de un joven que visito una función de circo en la cual participo un enorme elefante. Luego de quedar fascinado con esta gran bestia, pudo darse cuenta que al terminar su actuación, el elefante fue llevado a un lugar apartado y aprisionado con una cadena en una de sus patas.

Pero lo que llamó su atención, fue que esa poderosa cadena se sostenía de una pequeña estaca apenas enterrada. Para este joven, era evidente que ese animal era capaz de arrancar un árbol de un tirón, ¿entonces porque no huye?

Indagó con varios de sus maestros para comprender esa reacción y  algunos de ellos dijeron que el elefante no escapa porque esta amaestrado, pero el joven pensó que si está amaestrado, entonces porque lo encadenan, no era coherente. Hasta que dio con alguien que había encontrado la respuesta.

El elefante ha estado encadenado a una estaca semejante desde que era muy pequeño, y en aquel entonces, esta estaca era muy fuerte para él. De seguro empujo, tiro, sudo intentando soltarse, pero pese a su esfuerzo no lo logró. Seguramente se durmió agotado de tantos intentos y al día siguiente continuo tratando, y al día siguiente, y al siguiente; pero un terrible día, el elefante acepto su impotencia y se resignó a su destino. El elefante no escapa porque está seguro de que no puede, posee en su registro el recuerdo de su impotencia y jamás lo ha vuelto a cuestionar. Jamás lo intento otra vez.

La mente, gestiona todos nuestros mecanismos internos, hasta los más automáticos e instintivos. La mente, es omnipotente, capaz de conseguir cuanto se proponga. Nuestra mente dirige nuestra forma de vivir y es por esto que puede hasta  influir potencialmente en nuestra salud.

Se podría decir que tenemos dos mentes, una consciente, que racionaliza y analiza, y la mente subconsciente. Es por este hecho que en ocasiones queremos estar bien, pero al parecer nuestro deseo no corresponde con nuestro estado interior. No tenemos control sobre nuestra mente o nuestro cuerpo.

La mente consciente pretende que todo salga bien, la mente subconsciente activa los sistemas de alerta, de miedo y reacciones que nos hacen sentir fuera de control.

En nuestro subconsciente se guardan todas nuestras experiencias emocionales y estas se activan como recuerdos, bloqueos e interferencias ante situaciones similares.

La salud es un estado en el que nos sentimos bien física y psicológicamente; y sentirnos bien, depende básicamente de la manera en que nuestra mente afronta la vida y las circunstancias que esta nos ofrece. Nuestra mente se programa a sí misma con mensajes que hemos recibido desde nuestra infancia.

Es indiscutible que nuestro bienestar o malestar depende enteramente de esta programación. La programación mental queda grabada en la mente subconsciente y es de allí que se generan los problemas que somatizamos en nuestro cuerpo. Es necesario reprogramar nuestra mente para generar un cambio. Hay que descubrir el camino para que nuestra mente desarrolle actitudes, síntomas, evolución, pensamientos y sensaciones de bienestar.

Si lográramos controlar la mente y dirigir el funcionamiento de nuestro cuerpo, es evidente que podríamos generar salud, aunque para tal objetivo debemos adentrarnos en sus dominios. La mente subconsciente no es de fácil acceso, por lo que debemos utilizar el acceso que nos permite la mente consciente, mientras que observamos las emociones que se afloran en el proceso.

Ante todo es importante la comunicación con nosotros mismos a través de mensajes positivos y realistas así como “Yo sí puedo conseguirlo”; “Sé cómo hacerlo”; “Voy a sanar”; “Mi cuerpo sabe restablecer el equilibrio”. De esta manera, en forma consciente y racional estos mensajes guiaran a nuestra mente al camino del bienestar y al mismo tiempo nos devolverá el poder de dirigir nuestra mente, descubriendo y recordando nuestras capacidades internas para volver al equilibrio y la salud. Entonces será posible curarse con la mente.

SHARE THIS