Fundamentos para entender el bitcoin

fundamentos

El constante vaivén en el que se encuentran las criptomonedas como el bitcoin ha creado y destruido grandes fortunas estos últimos años en el mercado financiero.
Lo más interesante a día de hoy en este aspecto es, sin duda, conocer los entresijos que afectan a los precios de estos valores, el cómo y el por qué invertir en determinados momentos y monedas específicas y todo lo relacionado con este apasionante mundo.

Las grandes industrias de todo el mundo son las principales candidatas a presenciar como su modelo de negocio vigente es transformado en cuestión de muy poco tiempo, dando paso a la era del Internet.

Es por ello que en este artículo vamos a conocer los fundamentos básicos acerca del funcionamiento de las criptomonedas:

¿Qué es el protocolo y en qué medida afecta a este ámbito?

Es posible que la palabra de por sí ya te sugiera algo aburrido y complejo de entender, ya que durante años ha sido referida al lenguaje informático mediante el cual los ordenadores pueden “entenderse” en la red.
Durante mucho tiempo los protocolos tecnológicos eran predefinidos en comités en los cuales los grandes gobiernos fijaban todos los parámetros, pero gracias a la globalización y la libre difusión de información en Internet, junto con la esperada llegada del Bitcoin la financiación toma un camino más democrático y se desarrollan protocolos abiertos en los que muchos emprendedores pueden tomar parte, funcionando de forma descentralizada a lo largo de todo el mundo.

El uso del protocolo:

Referido a la tecnología, el protocolo es un conjunto de reglas o directrices enfocado a lograr una intercomunicación entre dispositivos.
Por ejemplo, para que nos resulte más fácil de comprender, mencionamos al famoso protocolo BitTorrent, conocido por ser el principal canal de transmisión de contenido multimedia entre usuarios (el que todos utilizamos para descargar películas o canciones).
BitTorrent utiliza un sistema descentralizado llamado P2P (Peer-to-Peer, o entre pares) que permite que distintos ordenadores puedan intercambiar información sin tener que contar para ello con un servidor de confianza, como puede ser un central como Netflix.

¿Qué papel asume en todo esto el Bitcoin?

Muy sencillo, el protocolo Bitcoin ha innovado combinando la tecnología P2P con la criptografía de clave pública. Todo ello, junto a la participación de estructuras de incentivos de tokens (bitcoins, ethers y demás) fomenta que muchos usuarios participen activamente en la utilización de estos protocolos, revolucionando el sistema tradicional.

¿Cómo podemos usar protocolos descentralizados de blockchains públicas?

Para poder utilizar el protocolo Bitcoin es necesario, por supuesto, un token llamado bitcoin.
Diferenciemos en primer lugar el protocolo, con B mayúscula (Bitcoin) del token, con b minúscula (bitcoin).
La unidad bitcoin se llama criptomoneda, ya que la finalidad del creador del protocolo del que hablamos era crear un sistema de pagos totalmente descentralizado y gestionado por una comunidad de usuarios, sin necesidad de contar con un servidor central (un banco, en este caso) que dirigiese el mercado.
Es por ello que a partir de ese momento cualquier protocolo descentralizado ha tomado el nombre para sus unidades de “criptomonedas”.
La designación de “coin” representa una unidad de cuenta utilizada para operar en un sistema que funciona mediante la criptografía.
Si nos ponemos un poquito más técnicos, podemos mentar también al token, que como protocolo, toma forma de cadena alfanumérica (caracteres combinados con números en series) representando un registro en la base de datos del consenso Bitcoin.
Los tokens equivalen a anotaciones registradas como podrían ser las que se producen en cuentas como Paypal, con la diferencia de que éstos no son controlados en ningún momento por un ente central, pudiendo compartir información sin intermediarios.

Sabiendo estas pequeñas pinceladas probablemente te preguntes, ¿y de qué puede serme a mí útil todo esto?
Pues muy sencillo: olvídate de que tus transacciones se rijan por entes dominantes en el mercado financiero que operan simplemente por sus propios beneficios.
Gracias a los protocolos descentralizados son los usuarios los que eligen cómo y de qué manera compartir información.
Veremos más a fondo todo esto en posteriores artículos.

SHARE THIS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar