¿Hacia dónde va el tiempo? La teoría cuántica lo explica

time-1952518_960_720

El físico alemán Albert Einstein fue uno de los pioneros en desarrollar investigaciones y teorías acerca del tiempo desde una perspectiva científica moderna. Su Teoría de la Relatividad fue, sin duda alguna, una revolución en el pensamiento y concepción de la noción espacio temporal del universo. Pero más recientemente, se ha dado un mayor desarrollo a teorías enmarcadas en la física cuántica que parecen extraídas de una película de ciencia ficción.

Aunque ya el mismo Einstein había adelantado algunas observaciones sobre la lógica de la física cuántica, no lograba vislumbrar muy bien lo que él consideraba un efecto fantasma. Nos referimos a la noción de que toda partícula tiene al mismo tiempo un doble cuántico, que puede estar ubicado en cualquier otro punto del universo y que refleja todo lo que le sucede al otro. Es decir, que si movemos una partícula en la Tierra, una idéntica a ella en cualquier otro punto de nuestro cosmos, estaría repitiendo lo que la otra hace.

La idea cuántica del tiempo fue expresada en la película Interestelar, en ella, su protagonista viaja a través del tiempo mediante un viaje al espacio, pero logrando entrar en una dimensión en la que se conecta con él mismo en otro punto/momento del multiverso y transmite un mensaje.

Esto podría incluso involucrarnos a nosotros, que finalmente somos también materia compuesta por partículas y tal vez tengamos un doble cuántico en algún lugar o en el algún momento distinto a este. Sí, pues la teoría no solamente se refiere a un doble a nivel físico-espacial, sino físico-temporal. En primer lugar, nadie cuestiona que ocupamos un espacio tiempo determinado en cada segundo de nuestra vida, pero, ¿el tiempo es lineal como lo concebimos hasta ahora? Esa es una de las incertidumbres que intenta develar la física cuántica. ¿Es posible que el tiempo no solamente se dirija hacia adelante si no también hacia el pasado? Según esta teoría, sí lo es. ¿Fascinante verdad?

Es tan asombroso como complejo lograr comprender y aceptar los criterios de la física cuántica para explicar la dirección del tiempo. Incluso, mucho más allá de eso, también el cuestionamiento real sobre la constitución real del universo. La teoría del desdoblamiento va incorporando elementos más complejos sobre la forma real del universo, pero eso es materia de otro artículo.

Un paso para adelante y otro para atrás

Un artículo publicado por la Washington University in St. Louis destaca la investigación del físico Kater Murch, en la que el científico señala que “Calculando hacia adelante, usando la ecuación de Born que expresa la probabilidad de encontrar el sistema en un estado particular, tus probabilidades de acertar son solo 50-50”. Pero también puedes calcular hacia atrás usando algo llamado matriz de efectos. Solo toma todas las ecuaciones y dales la vuelta. Todavía funcionan y solo puedes ejecutar la trayectoria hacia atrás”, acotó el físico.

“Entonces, hay una trayectoria hacia atrás y una trayectoria hacia adelante, y si los vemos a los dos juntos y ponderamos la información en ambos por igual, obtenemos algo que llamamos predicción retrospectiva, o “retrodicción”. La retrodicción consiste en una explicación hacia atrás de algo que sucedió, en la que conocemos el hecho y la ley relacionada, pero no conocemos el enlace.

Señala además Murch que “hay una trayectoria hacia atrás y otra hacia adelante, y si nos fijamos en los dos a la vez y damos igual importancia a ambas informaciones, obtenemos algo que llamamos una predicción retrospectiva, o retrodicción.

El asunto sustantivo de todo es que la retrodicción tiene un altísimo nivel de precisión. Al realizar los cotejos, los investigadores logran acertar en un 90%.

Todo esto conduce a la noción de que el tiempo en el mundo cuántico se mueve de manera diferente a la forma clásica, la cual es lineal. El tiempo cuántico se mueve tanto hacia adelante como hacía atrás. O también hay otras explicaciones que ubican la noción temporal cuántica como una forma vertical que atraviesa en planos físicos superpuestos, pero en ejes temporales que se encuentran en el mismo haz, pero en diferentes puntos de un eje en el que no estamos hablando de tiempo espacio paralelo, sino multidimensionales.

El asunto de la causa y efecto

Si el tiempo entonces lo ubicamos en un plano simétrico,  la idea de causa y efecto se problematiza, porque se difumina la idea lineal del tiempo. Con la idea de dilucidar este cuestionamiento, Murch propuso realizar un experimento con qubits*, en el que se establezca circuitos de retroalimentación (considerados cadenas de causa y efecto) y luego tratar de ejecutarlos hacia delante al igual que hacia atrás.

“Se tarda 20 o 30 minutos en ejecutar uno de estos experimentos”, señala Murch, “varias semanas en procesarlos, y un año en rascarse la cabeza para ver si estamos locos o no”. “Al final del día me consuela el hecho de que tenemos un experimento real y datos reales que representamos en curvas reales.”

* Un cúbit​​ o bit cuántico (del inglés quantum bit o qubit) es un sistema cuántico con dos estados propios y que puede ser manipulado arbitrariamente. (Wikipededia)

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar