La revolución de las impresoras 3D

impresora 3d

Hace unos años, cuando nos hablaban de impresoras, a nuestra cabeza de inmediato venían aquellas llamadas matriciales, que hacía un ruido bastante molesto cuando eran utilizadas, posteriormente, están impresoras fueron mejoradas con las llamadas de inyección de tinta y finalmente superadas por las impresoras láser. Con cada una de ellas se fue incrementando la velocidad y la calidad de impresión. Eso significó un giro importante en el ámbito empresarial, pues los procesos de producción que requerían la impresión de informes mejoró considerablemente. Pero en el ámbito de las impresoras, las cosas verían todavía un avance mucho más grande, un salto cuántico en su tecnología, cuando hace pocos años comenzó a conocerse el uso de las impresoras 3D.

Si bien sus antecedentes son de hace tres décadas, no sino hasta años muy recientes que sus alcances y aplicaciones han comenzado a verse en todo su esplendor. Hace casi 30 años, un ingeniero estadounidense Chuck Hall, en 1983 comenzó a trabajar en un prototipo de impresora que derivó en las primeras impresoras 3D. Debido al tamaño y lo complicado de sus atribuciones, la compañía que Hall fundó, 3D Systems, tuvo dificultades para poder comercializar su producto. Tenía entonces que hacer la presentación de su operatividad a través de videos, eso lo llevó a proyectar que la consolidación de su invento tardaría más de un par de décadas en poder ocupar el lugar que le correspondía. Sus primeros logros los tuvo en la industria automovilística, ya que importantes empresas como la General Motors incorporaron a sus procesos de producción las impresoras 3D que mejoraban notablemente los tiempos de producción.

Una tecnología diversificada

Los alcances que actualmente tiene la tecnología de impresoras 3D ha venido revolucionando ámbitos muy importantes, como la medicina, en la que se han podido de desarrollar prótesis para pacientes que lo requieren. Eso, sin duda, ha sido un salto importantísimo, pues llegar a reemplazar partes del cuerpo humano con esta tecnología, representa la posibilidad de ampliar la capacidad de cobertura de un mayor número de personas que tengan necesidad de prótesis.

Otro ámbito favorecido con el desarrollo de la tecnología de impresión 3D es el de la arquitectura, pues el desarrollo de diseños que pueden procesarse a través de estos dispositivos, han podido redifinir el concepto de la industria de la construcción.

¿Cómo funciona una impresora 3D?

Con el tiempo fuimos viendo como, cada vez más, se empezó a hablar de las impresoras 3D que permiten imprimir lo que vemos en nuestro ordenador, a través de un proceso en el que se utiliza diferente información, para que nosotros lleguemos a tenerla en nuestras manos. Esto lógicamente no es un proceso igual al que se experimenta actualmente y no significa que si descargamos un archivo vamos a poder imprimirlo en tres dimensiones. Para eso se necesita un proceso mucho más complejo.

Hace un tiempo esto de las impresiones 3D estuvo en boca de todos porque The Pirate Bay, el sitio de torrents más famoso de la web, dedicó una sección, llamada Physibles, de su sitio para que los usuarios puedan subir .torrents con estos archivos. En ese momento estaba sólo el famoso barco, mientras que ahora ya se pueden bajar varias decenas de archivos.

Todo surgió hace varios años cuando un grupo de expertos del MIT empezaron a querer imprimir lo que veían en los archivos .CAD. Si bien se piensa que en el futuro se podrán imprimir zapatillas, partes de autos y, básicamente, lo que se nos ocurra como hoy se imprimen hojas de papel con dibujos en dos dimensiones, ese no es el lugar donde se encuentra la tecnología en la actualidad y se usa sobre todo para la prefabricación de piezas y por eso se utiliza mucho en ambientes como la arquitectura o el diseño industrial.

¿Cómo opera esta tecnología?

El proceso de impresión tridimensional es, fundamentalmente, consiste en ir creando un prototipo capa por capa y desde abajo hasta arriba. En este proceso, la impresora va depositando una capa de plástico en polvo, luego se compacta la zona que a través del ordenador se programa y luego el proceso de va repitiendo hasta que se va moldeando el diseño y comienza a darse forma física hasta que se logra la impresión completa de la pieza que ha sido diseñada.

Estas impresoras toman funcionan tomando un archivo .CAD en .STL, que es una versión en monocromo, o un .VRML, que es una versión a color. Estos dos se van ejecutan con el proceso que explicamos anteriormente, en el que se van compactando capa a capa.

Existen dos tipos de impresoras 3D: de tinta y láser, tal como las impresoras que conocemos y usamos en nuestras oficinas o en nuestros hogares. Las primeras usan una tinta que funciona como aglutinante y logra compactar el polvo y permite imprimir en diferentes colores. Por su parte, las segundas transfieren energía al polvo que pasa a estar polimerizado (duro) y luego se sumerge en un líquido que hace que las zonas más duras se solidifiquen.

De esta manera, la industria de la tecnología del diseño ha venido revolucionando las procesos de producción industrial y al mismo tiempo abre un horizonte fabuloso de posibilidades para el desarrollo de diseños diversos, así como la posibilidad de realizar productos acabados que pueden, incluso salvar vidas, tal como se espera se desarrolle en el futuro en el ámbito de la medicina, ante la posibilidad de reemplazar órganos vitales dañados con otros que sean diseñados de manera específica para mantener a salvo la vida de miles de personas que hoy deben esperan en largas listas de donantes y muchos fallecen antes de que sea posible realizar un trasplante debido a que no se logra encontrar un donante compatible. En este sentido, sin duda alguna, estaríamos dando un nuevo paso gigantesco en la tecnología para la supervivencia humana. Eso sí, esperemos que la industria de la guerra no la utilice para el desarrollo de armas nuevas, que sigan apuntando a la extinción de la especie humana y otras formas de vidas terrestres.

 

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar