La tecnología de la impresión 3D

impresion_3d

impresoras-3d

Una de las nuevas propuestas de tecnología que ha dejado al mundo boca abierta ha sido la aparición de las impresoras 3D, un prototipo de impresión que en vez de ser a chorro de tintas son con materiales que son cortados en capas sucesivas para formar el objeto deseado que viene desde un formato digital.

En el momento en que estas impresoras 3d aparecieron como muestras y prototipos en las calles, la verdad que es nadie se lo creía y menos ser dueño de un invento así. Sin embargo, una vez que se proliferaron diversas marcas y se perfeccionó el sistema han salido al mercado muchas marcas y modelos a precios que no son imposibles, en la actualidad no necesitamos muchos millones para tener una de ellas.

La creación de estas máquinas se venía cocinando desde los años 70, donde se comienza a trabajar sobre una impresión en inyección de tinta, para que unos años después, justo en  1984 se realizara una adaptación gracias a Charles Hull, quien desarrolló una aplicación llamada estereolitografía (SLA), un sistema que se presentaba para la impresión de maquetas. Esta idea luego fue mejorada, y unos años más tardes se le prende la luz a 3DSystems, quien convierte el sistema a un prototipo industrial.

Seguido de estos acontecimientos en los 90 se desarrolla un sistema de creación de objetos tridimensionales, a través de la superposición de capas de diversos materiales que se funden y luego al enfriar se solidifican. Este hecho fue el que concreto la idea de las impresoras 3D, una idea desarrollada en primer lugar por Scott Crump, quien llamó la técnica como Deposition Modeling (FDM).

La técnica FDM se fundamenta en utilizar un fino hilo de plástico que se calienta hasta el punto de fusión y que luego se va depositando en la capa que se selecciona para imprimir, una vez así dando forma a la figura desde la capa inferior.

 

Esta nueva técnica complementó el sistema de impresión 3D, que hoy en día generan gran cantidad de empresas dedicada al mercado del modelado 3D realista,  donde se presentan diferentes tipos de piezas y acabados de los procesos de fabricación aditiva.

Una de las ventajas más valoradas de la impresión 3D  es que se pueden crear figuras y formas desde 0, gracias al sistema de capaz que van conformando la pieza u objeto final, como por ejemplo una taza o una escultura abstracta.

Los procesos de la impresión 3D disponen de la creación de geometrías complejas que se pueden obtener de una manera más rápido. Sí, otra ventaja de este gran invento es la velocidad con la que se crean los objetos y figuras, se acortan los tiempos de fabricación.

El proceso de llevar a cabo una impresión 3D se ha diversificado, pues la creación va desde objetos comunes, hasta mecánicos y electrónicos. Las impresoras 3D se han convertido en aliadas de muchas empresas y fábricas, hasta ser parte del mercado de software informático.

Esta nueva tendencia de impresoras 3D ha cambiado los paradigmas de la fabricación, aunque son a escalas medianas, son un referente para nuevas creaciones a tamaños más grandes, tal vez en un futuro veremos coches fabricados en una impresora 3D.

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar