¿Llegó Estados Unidos a la luna?

shutterstock_130076768

Dentro de un par de años, se cumplirá el cincuenta aniversario de la famosa llegada Neil Armstrong y Buzz Aldrin a la luna, el primer ser humano que pisara, supuestamente, nuestro satélite natural. En el marco de las teorías de conspiración que abundan en las redes, hay algunas que aseveran que los Estados Unidos nunca llegaron a la luna. Uno de los elementos que nos hace pensar con suspicacia sobre este asunto es justamente que luego de casi cinco décadas de evolución tecnológica, con desarrollo de muchas más herramientas para desarrollar naves espaciales mucho más aptas que el Apolo 13, nunca más se haya realizado un viaje de esa dimensión.

El otro elemento clave en esa teoría es el contexto geopolítico en el que se produce el viaje del Apolo 13,  estamos hablando de la Guerra Fría, la confrontación que sostuvieron por décadas la Unión Soviética y los Estados Unidos, como dos potencias mundiales poderosas que hacían equilibrios en el mundo entero y se enfrentaban indirectamente a través de guerras internas en terceros países. La Guerra Fría inicia luego de que la URSS venciera al III Reich poniendo fin al horror del nazismo en Europa, con la toma de Berlín. Los Estados Unidos no tuvieron la gloria de derrotar a Hitler y por lo tanto tenían que recapitalizar la derrota del eje fascista. Fue por ello que lanzan las bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki, no para acabar con la guerra derrotando a Japón, porque ya estaba terminada prácticamente, sino para demostrar a los rusos y al mundo el poder destructivo que tenía y su disposición de usarlo si lo consideraba necesario. Hasta la fecha, es el único país del mundo que ha usado armas de ese tipo contra una población humana.

El símbolo emblemático de la Guerra Fría fue la división de la ciudad de Berlín por un muro que dividía a Alemania en dos países, la República Democrática Alemana, aliada de los soviéticos y la República Federal Alemana, vinculada a los países capitalistas. Pero la conquista del espacio sería también el otro escenario donde se libraría uno de los capítulos más interesantes de la Guerra Fría. El temor de los Estados Unidos de que los rusos pudieran disponer de armas que tuvieran posicionamiento desde el espacio contra ellos, hacía necesario un despliegue en ese sentido, puesto que fue justamente la URSS la que puso con éxito a los primeros seres vivos en el espacio. Primero la perra Laika y luego, el primer ser humano en salir de la atmósfera terrestre fue el ruso Yuri Gagarin. Como vemos, los rusos golpearon primero en la conquista del espacio, al colocar a Gagarin en el año 61 fuera de la órbita terrestre. Por lo tanto, la reacción estadounidense debía ser superior para poder demostrar mayor poder en ese campo.

Un hecho previo a la expedición del Apolo 11, le daba otra delantera a los rusos en la carrera espacial, pues el 03 de febrero de 1966 los rusos realizaron el primer alunizaje con la nave espacial Luna 9. Esta nave demostró que la superficie lunar podía soportar el peso de un cuerpo humano. Esto debido a sospechas que hacían presumir la posibilidad de que la superficie lunar estuviera plagada de arenas movedizas, cosa que fue descartada por la nave rusa Luna 9.

Posteriormente, otros alunizajes también fueron efectivos, según reportó la NASA en su momento, llegando a completarse las misiones Apolo 11,12,14,15,16,17, fallando solamente la misión Apolo 13, que tuvo una falla que obligó a sus tripulantes regresar a la tierra a salvo. Pero de esas misiones, muy poco se habla.

¿Pero todo esto fue verdad?

Teorías de conspiración señalan que el alunizaje no fue sino un montaje de los Estados Unidos, llegando incluso a señalar que el famosos cineasta Stanley Kubrick (recordado por su famosa película «2001, Odisea del espacio») fue quien realizó todo el montaje en un estudio cinematográfico para causar el impacto político deseado, ante la confrontación entre Estados Unidos y la Unión de la República de las Socialistas Soviéticas (URSS).

Algunos argumentos hablan del tema de la bandera, aunque hay otros que han descartado ese argumento debido a la forma como está colocada y fotos de diversos astronautas en distintos momentos que indican que la bandera realmente no está ondeando por acción del viento (que no existe en la luna), sino por el asta donde está puesta que, podemos observar tiene un tubo superior para su estiramiento. Otros señalan la diferencia en las proyecciones de sombra de los cuerpos opacos presentes, módulos y astronautas, que estarían en direcciones distintas, lo que indicaría la presencia de reflectores y que no se trataría de la luz solar. Así mismo señalan la presencia de cables que sobresalen, que podrían delatar que todo se estaba haciendo en un estudio.

Si bien estas teorías no son descartables, debido a la situación política que se vivía en ese momento, otras dan también sus argumentos suficientes para convencer al mundo de que efectivamente estuvieron en la luna. Solo nos queda la sospecha de por qué los soviéticos no realizaron ningún viaje también.

El dinero como siempre

Una de las razones que pudieron afectado la carrera espacial rusa, es la razón económica. Mantener o desarrollar un programa espacial sostenido es sumamente costoso y los rusos, no tenían la capacidad económica que desarrolló en esa época los Estados Unidos, que invirtieron hasta 22 mil millones de dólares en sus proyectos de alunizaje, contra 7400 millones de dólares que la URSS invirtió en su momento.

Sin duda alguna, la Guerra Fría fue especialmente simbólica. Toda guerra se libra en diversos planos, la de los símbolos es sin duda uno de los más importantes elementos en juego. Y colocar a un ser humano en la luna era, sin duda, un paso gigante en ese marco del conflicto entre las dos superpotencias de la época. Si para ganarla había que hacerla real o ficticia, no importaba. Y la industria cinematográfica estaba en pleno apogeo en Hollywood.  Kubrick, justamente, dio un espaldarazo a ese desarrollo con el film clásico que ya citamos. En pocos años, George Lucas pondría al mundo a sus pies con el desarrollo de su famosa “Guerra de las Galaxias” (Star Wars).

Como dijimos antes, los soviéticos habían dado la delantera y por mucho, el Sputnik fue el primer satélite artificial de la Tierra. También el primer ser vivo, la perra Laika y el primer ser humano, Yuri Gagarin estaban en el marcador de los puntos rusos.

Otros elementos para la sospecha

Recientemente, dos elementos se suman a las dudas sobre si Estados Unidos llegó o no a la luna. El primero es la desaparición del video que muestra el alunizaje de Armstrong, sobre la que Vladimir Markin, del comité de investigación ruso señaló que «Se puede ayudar a realizar una investigación internacional sobre la desaparición de la cinta filmada por los astronautas en la Luna, o dónde están escondidos, sin que nadie los haya vuelto a ver, los 400 kilos del suelo lunar. No, no estamos diciendo que no volaron y solo rodaron una película. Pero todos estos artefactos científicos y, quizás, culturales, son patrimonio de la humanidad y su desaparición sin huella una pérdida común para todos nosotros, y la investigación lo dirá»

Y el otro punto es el rover chino que llegó a la luna hace poco y que, según informaron autoridades del gigante asiático, no encontró ninguna evidencia de que el país norteamericano haya llegado a nuestro satélite natural. Además, las imágenes enviadas por esta nave asiática revelan que el suelo lunar es marrón y no grisáceo como lo mostró en su momento la NASA.

Lo cierto es que ahora la NASA y otras agencias espaciales de diversos países, siguen explorando el espacio en busca de países con características similares a la Tierra, ya que el mismo va perdiendo su habitabilidad debido al modelo de vida humano.

Finalmente, determinar si las teorías de conspiración son ciertas o no, es un hecho complejo en una sociedad que vive, hoy más que nunca, de la simulación, del engaño y de las sensaciones, una sociedad que vive en la era de la posverdad y hoy, casi cincuenta años después, muy poco se habla de viajes a la luna. Aunque hubo hasta quien se puso a vender parcelas de terreno lunar y hubo gente interesada.

 

 

 

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar