Okja: Una película diferente

seleccion_genetica

Mucho se ha hablado de ciencia ficción y de ciberpunk, pero hemos de hacer un pequeño inciso a fin de comentar un film bastante curioso que hemos podido ver en pantalla últimamente: Okja.

A grandes rasgos, la película trata sobre un experimento de una empresa multinacional cárnica basado en la crianza de una nueva especie de animal llamado el “supercerdo”. Híbridos de un gran tamaño son entregados en lo que se ambienta como año 2007 a 26 granjeros de todo el mundo a fin de comprobar transcurridos 10 años la evolución de estos animales y su explotación como comida transgénica.
La protagonista, Mija, es una de las afortunadas en criar una supercerda en su granja en Corea, haciéndose amigas inseparables. Cuando llega la hora de entregar al animal, la niña tratará de hacer lo imposible por evitar que se cumpla su destino y acabe siendo un manjar para muchas personas.

A pesar de estar ambientada en el año 2017 y no ser una historia futurista, bien podríamos situarla en el género ciberpunk, más concretamente en el biopunk.
Los avances de tecnología en los laboratorios ocasionan que la manipulación genética no siempre de buenos resultados y que su ética sea más que cuestionable.

Se abordan por tanto muchos temas en el film, algunos de ellos de gran controversia, como el veganismo y la crueldad con la que se lleva a cabo el proceso en los mataderos actualmente.
La sensibilización hacia las vidas de los animales es evidente, ya que se transmite al espectador el gran vínculo que se establece entre éstos y las personas.

La película promete emoción y sobretodo una profunda reflexión acerca de lo que el ser humano lleva haciendo desde los comienzos de la historia en lo alto de la cadena alimenticia, de cómo todo puede ser un negocio y las vidas pueden ser tratadas como mera mercancía para servir a grandes empresas.
Además, como en todo el género ciberpunk, encontramos esa decadencia provocada por un mal uso (y abuso) de las tecnologías, en este caso de la biotecnología y la manipulación genética.

Okja puede gustar o no gustar, pero lo que está claro es que no deja indiferente a nadie.

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar