¿Qué es la fibra óptica y para qué sirve?

Con la evolución explosiva de los medios de comunicación, motivados por la necesidad de aumentar el tráfico de datos, de calidad y de capacidad en lo que se refiere a archivos de voz, vídeo y demás, constantemente podemos encontrar nuevos conceptos de tecnología en términos de transporte de información. Un ejemplo perfecto de esto es la fibra óptica, conducto que garantiza alto nivel de fiabilidad en cuanto a la transmisión de señales y datos.

Con el paso del tiempo, los cables de fibra óptica están reemplazando a los cables de cobre, con el objetivo principal de aumentar la velocidad de transmisión de información digital. Estos cables son paquetes de “hilos de vidrio” extremadamente puros que se encuentran recubiertos en dos capas de plástico reflectante. Una fuente de luz se enciende y se apaga rápidamente a cada extremo del cable. La luz viaja a través de los hilos de vidrio y se refleja de forma continua en la parte interior de los revestimientos plásticos del espejo; en un proceso conocido como reflexión interna total.

Los sistemas basados en fibra óptica pueden transmitir miles de millones de bits de datos por segundo e, incluso, pueden tomar varias señales a través de la misma fibra usando láseres de diferentes colores. Estos cables son tan finos como un cabello humano. La fibra óptica tiene al menos dos capas: el núcleo (fibra de vidrio) y la chaqueta o recubrimiento (material eléctricamente aislante).

Incluso confinado en un medio físico, la luz transmitida por la fibra óptica ofrece un alcance de transmisión de velocidades altas, del orden de 109 a 1010 bits por segundo (alrededor de 40 Gbps) con un bajo índice de atenuación por kilómetro; aunque la velocidad total de transmisión posible aún no ha sido alcanzado por las tecnologías existentes. A medida que la luz se propaga en un medio físico, sufre el fenómeno de la reflexión, donde no se puede alcanzar la velocidad de propagación que se alcanza en un medio vacío; donde la velocidad sería de 300.000 km / s. Para realizar la transmisión de datos a través de una fibra óptica, es necesario utilizar un equipo especial que contiene una imagen del transmisor, o un dispositivo que puede transformar señales eléctricas en pulsos de luz. La fibra óptica, para la mayoría de los usuarios de internet, sigue siendo muy cara; pero si estuviera disponible, se tendría que cambiar de ordenador, utilizando uno con un procesamiento de óptima calidad para recibir datos de alta velocidad.

SHARE THIS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar