Robots y humanos: un conflicto laboral inminente

Robot trabajo

La ciencia ficción y especialmente el género ciberpunk nos ha venido planteando desde hace tiempo sobre los peligros que representa el auge de la robótica para la sociedad. Ya en muchas fábricas desde hace algunas décadas se han venido perdiendo puestos de trabajo por el empleo de robots que se usan para sustituir a trabajadores. Pero esta situación puede llegar a agravarse con el paso de los años, pues la evolución de la tecnología robótica se va perfeccionando y se diseña de manera que pueda superar la capacidad productiva de los seres humanos.

Es así como vemos que cada vez más las empresas van reduciendo el personal para implementar máquinas que realizan las labores más complicadas. Todavía hay muchas áreas que no han podido ser sustituidas por máquinas, ya que la Inteligencia Artificial todavía no se ha expandido de manera que sustituya todos los procesos de los humanos, pero ante los anuncios más recientes de empresas de investigación en el área, no estamos muy lejos de que la Inteligencia Artificial (AI) alcance niveles como los presentados en muchos filmes de ficción.

Los temores no son infundados, pues los empresarios solo persiguen como fin la ganancia y la acumulación de capital. Si algunos muestran un “rostro amable” o incluyen políticas de beneficios para sus trabajadores, no es más que para tener mejores réditos en su ganancia. ¿Pero qué sucede si puedes aumentar productividad y zafar de todos los gastos que representan los trabajadores humanos? Pues claramente optarán por la automatización, pues así no tendrán que ocuparse de lo que llaman pasivos laborales: vacaciones, bonos de fin de año, ayudas económicas por hijos, bonos especiales, bonos de productividad, comisiones, liquidación al finalizar un contrato, en fin, una suma de gastos que algunos países pueden llegar a ser una “carga” para ellos.

Y no solo empresas que tienen línea de producción masiva, incluso grandes tiendas en línea, como la gigante Amazon, cuenta en sus almacenes con robots capaces de cargar grandes cantidades de peso en un día, lo que significa un rendimiento mayor para la empresa.

Los países desarrollados serán los primeros en entrar en el conflicto de la pérdida de puestos de trabajo, esto obviamente puede desencadenar una ola de inestabilidad social debido a las demandas de los trabajadores. Si ya actualmente en países como España el paro alcanza cifras que alarman a los organismos internacionales, un escenario como este podría enrarecer mucho más la paz social de los países.

¿Robots ejecutivos?

Una cosa es, por supuesto, el plano de la producción y trabajo pesado que puede ocupar a máquinas y sistematizar los procesos para la elaboración y embalaje de productos, pero otra es el ámbito de las decisiones. ¿Llegaremos en un futuro a tener robots dirigiendo empresas? O lo que es peor, ¿tendremos gobernantes robots? Ese es un gran dilema que podría confrontar la humanidad en el futuro, pues el desarrollo de la Inteligencia Artificial ya nos está llevando incluso a la posibilidad de amar a un robot. Pero las implicaciones de que los decisores de las empresas o de las instituciones sean máquinas, solo confirmaría todas las teorías expresadas por escritores de novelas o de cine que nos han mostrado las posibles implicaciones de un futuro donde sean las máquinas las que gobiernen el mundo. La película Matrix es un clásico en ese sentido, en la que las máquinas han tomado el control total de la humanidad y han convertido a las personas en fuentes de energía para su existencia.

Esperemos que quienes tengan la responsabilidad de desarrollar todas estas tecnologías, piensen que siempre la tecnología debe estar al servicio de la humanidad, aunque muchas veces se empeñan en emplearla para su destrucción, como ya podemos ver prototipos de robots para la industria de la guerra, con los cuales los niveles de muertes por medio de la AI se incrementarían y los países con mayor posibilidad de acceso a estos prototipos, podrían imponer una nueva fase en un futuro no muy alentador. Sin dejar de un lado el estado alerta, podemos pensar que también hay aspectos positivos que podrían venir de la mano del desarrollo de la robótica para los procesos industriales, tanto como para el hogar mismo.

¿Y qué tal si tu nuevo compañero de oficina es un robot, le darías la mano?

 

 

 

 

 

 

SHARE THIS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar