Stalker: un viaje a lo largo de la mente humana

Stalker

De Andrei Tarkovsky

La ciencia ficción en esta obra está presente más que como un fin como un medio de aproximar al espectador al conflicto moral que plantea, que es, en este caso, lo auténticamente esencial.
A pesar de transcurrir el hilo argumental en un contexto futurista, la aproximación y semejanza con un acontecimiento que bien podría tener lugar en el presente hacen de Stalker una película interesante y cargada de reflexiones.

La base de la historia tiene como referente “la zona”. Este sitio en cuestión, según los rumores, acogió bien la caída de un meteorito, bien una civilización extraterrestre que posteriormente marchó de allí. La cuestión es que está extremadamente protegida por las fuerzas militares debido a su peligrosidad, ya que los hombres que en ella entraron jamás volvieron.
Los dos protagonistas, un escritor y un profesor, se adentra junto a un “guía” (stalker) en “la zona” con el objetivo de hallar una habitación localizada en el centro de la misma y que según las habladurías tiene el poder de satisfacer los deseos más ocultos del ser humano.
Hay que destacar que “stalker” no es un simple guía, sino que el personaje va mucho más allá, representando en cierto modo el papel de guía espiritual, con diálogos de tono ciertamente religioso.
El entorno en el que nos sitúa es más bien post-apocalíptico (característica inherente al cyberpunk).
Objetos míticos podrían ser hallados en “la zona”, y es por ello que la importancia de llegar a su centro es fundamental.

La película transcurre desde un inicio en color sepia hasta que los protagonistas se adentra en el lugar, en el que de repente todo se percibe con color.
El director quiso marcar una diferenciación clara entre el mundo real y aquel lugar restringido para todos e inexplorado para la gran mayoría.
El límite se marca de forma clara, dejando entrever que “la zona” es un lugar en el que proyectar nuestras creencias, nuestros miedos e inseguridades y lo más profundo de nuestra mente. Un recinto de transformación, en el cual no se sale de la misma manera que se entró.

Hay un paralelismo claro entre “la zona” y el crecimiento personal de cada uno de nosotros, ya que durante el viaje hasta ella los protagonistas encuentras resistencias y amenazas que dificultan el acceso a su destino, transmitiendo pues esa lentitud con la que la personalidad se forja.

Explicar esta gran obra es complicado con simples palabras, por lo que sería un visionado a fondo a fin de aproximarnos al verdadero significado de la trama.

SHARE THIS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio. Puedes obtener más información aquí: Aviso Legal y política de cookies

Cerrar