Espionaje vía Smartphone. ¿Es posible o es fake?

“Quién esté libre de pecado, que enseñe el Whatsapp”

espionaje whatsapp

¿Cuántas veces te has preguntado por qué tu pareja inclina el móvil sutilmente al escribir cuando tú estás delante, o por qué lo lleva anclado casi con candado a todas partes, o qué hace tanto tiempo en línea si ya te ha dicho el típico “buenas noches, cielo”?

Todos (admitámoslo) hemos dudado alguna vez de la veracidad de las palabras de nuestr@ compañer@ sentimental y hemos dedicado varios minutos (demasiados) a tratar de encajar datos a fin de crear, paradójicamente, una manera de tranquilizarnos mediante una serie de teorías paranoicas en las que una y otra vez nos la juegan. Es así, somos desconfiados por naturaleza, y si no, gracias a las nuevas tecnologías, poco a poco te vas pasando al lado oscuro inevitablemente.

Y como hecha la ley, hecha la trampa, las empresas no han dudado en apostar por este campo cada vez más solicitado de aplicaciones destinadas a calmar tus ansias de conocimiento y que te permiten controlar a tiempo real lo que sucede en el Smartphone del susodicho a vigilar.
La más conocida a día de hoy se basa en la instalación (manual) de la app en el terminal a controlar, pero que quedará oculta una vez hecho este paso a ojos del dueño del mismo, registrando llamadas telefónicas, datos de localización y tecleo de palabras.  


Sí, querid@ paranoic@, te está encantando la idea, está claro, pero no es oro todo lo que reluce y tienes que saber que NO es legal, sino que es un delito tipificado en el Código Penal con penas de 1 a 4 años de prisión, por lo que ser celosill@ no te sale gratis, ni en un sentido, ni en el otro (ya que este tipo de aplicaciones suelen ser pagando, todo hay que decirlo).

Y te preguntarás, ¿y cómo hacen las empresas para vender estas aplicaciones?, pues aprovechando el vacío legal mediante el argumento de que están destinadas para llevar un control y un registro de la actividad del Smartphone pero (obviamente, cómo no) con el debido consentimiento de la persona espiada, que debe estar informada en todo momento de lo que sucede. Lo más normal y lógico del mundo, sí.

Así que, contando con la información brindada, sólo te queda decidir si te compensa arriesgarte y quedar como un@ controlador@ insegur@ incapaz de mantener una relación sana de pareja, o bien seguir con tus planes conspiranoicos pero sin la ayuda de la tecnología.

También está la opción de pensar que no tienen por qué estar pegándotela con otr@ y que si tu pareja está contigo es porque te quiere y no necesita ir con historias… pero bueno, esto es ponernos demasiado románticos, ¿no?.


SHARE THIS

DEJE UN COMENTARIO