Ingeniería social y seguridad informática

78712521 – hacker attacks from phone and computer78712521 - hacker attacks from phone and computer

Muchos nos hemos puesto a resolver test, descargar aplicaciones, contestar formularios y muchas otras cosas que nos ofrecen a través de las redes sociales y como solemos no leer advertencias, damos datos o permitimos que la información de nuestras cuentas sea accedida por piratas informáticos o por app que a las que incluso les autorizamos a publicar por nosotros.

El elemento de manipulación social a través de nuestras conductas e intereses en las redes sociales, es un camino dorado para el robo de información clave de nuestros productos y vulnera nuestra seguridad, incluso podríamos hablar hasta de nuestra integridad física, toda vez que hay muchos delincuentes informáticos o bandidos que se valen de la huella que dejamos en la red para cometer delitos contra las propiedades o contra las personas. Si bien no se trata de ser paranoico, si debemos tener en cuenta los riesgos latentes y estar conscientes de ello.

La ingeniería social consiste en el diseño de estrategias para manipular psicológicamente a los usuarios de internet para que compartan información confidencial o cometan errores al realizar operaciones inseguras y queden expuestos a través de esa metodología.

Seguramente todos hemos recibido alguna vez un correo que nos dice “Querido mío” y te echan un cuento en el que alguien en algún lugar quiere donar su fortuna y todo eso y que solo debes dar los datos de cuentas bancarias. Uno cree que no existe gente que pueda caer en una trampa tan tonta, pero los hay y muchos, por algo existen esos mensajes. Si no hubiese quien cayera en eso, pues no tendrían sentido. ¿A qué apela eso? Pues a la necesidad de las personas. Y no hay una vía más expedita para engañar a alguien que haciendo uso de las necesidades. Siempre el deseo de tener aquello que me hace falta nos lleva a actuar muchas veces de manera irracional.

Phishing para desprevenidos

Hay un refrán que dice que “todos los días sale un tonto a la calle”, y es cierto. Sin ánimos de ofender a nadie, mucha gente es “pescada”, término de donde viene eso del phishing, a través de mensajes de correo electrónico. Uno de las estrategias más comunes es mensajes que vienen como si fuese del banco donde la persona tiene su cuenta. Lo hacen con referencia a una actualización de datos o peligros de cerrar la cuenta, lo que hace entrar en pánico a mucha gente que no se asegura de que no se trata de una fuente confiable y ¡pum!, llegan y le dan toda la información que los delincuentes están esperando.

Es por ello que los bancos permanentemente transmiten información a sus clientes recordando que ellos no piden por correo electrónico ningún tipo de datos, pues estos pueden ser fácilmente vulnerados. Lo ideal es que si usted recibe un mensaje de ese tipo en su bandeja de correo, no lo responda y se dirija al banco si tiene alguna duda al respecto.

Este es un ejemplo de lo que llega a los correos, estos suelen llegar a mi bandeja de spam: “Mi más querido, Soy la señorita Faith Desire, la única hija sobreviviente del fallecido señor Desire Tagro, ex ministro de Costa de Marfil. Mi padre / madre, incluidos todos los miembros de nuestra familia, fueron asesinados por la Fuerza Republicana durante el tiempo en que atacaron nuestra casa por disparos y saqueos.   Dios tan amable que no estuve en la ciudad cuando ocurrió el incidente, pero ahora estoy en nuestro país sin que nadie lo sepa, aunque todavía estoy escondiéndome por razones de seguridad. Por qué aún me quedo en nuestro país es para transferir los 8,5 millones de dólares que mi difunto padre depositó bajo la custodia de esta ASISTENCIA DE SEGURIDAD”.

El gran hermano

 

En 1984, George Orwell relata en su novela la existencia de un sistema totalitario en el que por todas partes los ciudadanos de Eurasia son vigilados, mediante cámaras y pantallas que los ven con la imagen del líder supremo, el “Gran Hermano” que todo lo ve y todo lo sabe. Pues ahora existe realmente y está en internet. Un ejemplo claro es la red social Facebook, nos sorprende que donde quiera que estemos, ella lo sabe y nos ofrece noticias del tiempo, alternativa y otras cosas vinculadas con ello, así como hace lectura de nuestros intereses cada vez que vemos un vídeo o leemos una noticia, todo va dejando una huella que los algoritmos que usan sus servidores van detectando. Un gran apoyo, por cierto, a los servicios de inteligencia de países como Estados Unidos, que detectan cada vez que se usan ciertas palabras clave clasificadas como alertas para ellos. Nadie está a salvo de nada de ser espiado en las redes, haga lo que haga. Por lo que siempre estaremos expuestos también a que nuestra información sea vulnerada o hackeada, es por ello que debemos hacer un uso responsable de internet y, especialmente, de nuestras redes sociales.

SHARE THIS