La ciencia del Sex-Appeal

Sex-Appeal

El sex-appeal se define como el atractivo físico y sexual que posee una persona; no se refiere a la atracción que esta persona sienta por otros, sino al deseo que esta persona despierta en otros. El sex-appeal es más que un atractivo erótico y sexual.

Algunos expertos en este tema han resuelto que el sex-appeal engloba el estilo, la ropa, el porte y algunos otros factores que son comúnmente atractivos. No obstante, la interpretación de la belleza es subjetiva y el sex-appeal no involucra únicamente a la belleza. Uno de los aspectos más importantes es la estrategia para la seducción, en ella encontramos la modulación de la voz, como ya hemos mencionado, las miradas, los movimientos.

El sex appeal ha despertado cierta intriga en científicos y estudiosos para descubrir qué es eso que causa tanto interés entre las personas; se preguntan si se trata de algo que sucede en nuestra mente, si se trata de feromonas o de belleza.

Ciertos estudios han resultado que el sex-appeal se trata más de una actitud mental vinculada a ciertas personas que se creen irresistibles, lo que causa que actúen de acuerdo con cómo se sienten. Entonces concluyen que el sex-appeal es una cualidad que poseen algunas personas al actuar con cierta seguridad de su belleza, de sus palabras, de sus miradas. Aunque todas las personas pueden resultar atractivas por ciertas características que las hagan especiales.

Para todos los gustos hay colores, y todo el mundo puede tener sex-appeal, porque es cuestión de perspectivas; todos tienen su esencia, sus propios sentidos de humor, su manera de hablar y es todo esto lo que involucra el sex-appeal. El secreto está en tener confianza cuando estamos por mostrar nuestros encantos, debemos actuar naturales y demostrar cómo somos realmente.

Aunque casi todos coincidamos en los estándares universales de la belleza, la ciencia del sex-appeal supera todos estos aspectos. Helen Fisher es una antropóloga biológica estadounidense, que en medio de su investigación sobre el cerebro y la atracción sexual descubrió que ciertos sistemas bioquímicos representan un rol relevante en lo que nos parece sexy.

Fisher resuelve algunos factores determinantes para la ciencia del sex-appeal y concluye: Aquellas personas que son regidas por la dopamina, tienden a ser espontáneas, audaces, amantes del riesgo y la adrenalina, y con frecuencia atraen a sus iguales.

Las personas que se rigen por la serotonina, que son convencionales y metódicas también sienten atracción por sus semejantes.

Aquellas que se rigen por la testosterona o el estrógeno se atraen entre sí a manera de encontrar quién los complemente; es importante destacar que no todos los hombres se rigen por la testosterona y no todas las mujeres por el estrógeno, cuando una mujer es Alfa se rige por testosterona y cuando un hombre es sumiso se rige por el estrógeno; su unión, vista desde afuera parecería desigual sin embargo, para ellos va a funcionar porque se complementan a nivel hormonal.

El sex appeal es algo único que solo nosotros fabricamos desde adentro, no se trata de imitar estándares de belleza ni comenzar a adoptar movimientos, miradas o voces impropias, la ciencia del sex-appeal se trata de ser la mejor versión de nosotros mismos.

SHARE THIS