LA TECNOLOGÍA UNA HERRAMIENTA UTIL O UN PASO A LAS ADICCIONES

“La ciberadicción y la adicción al teléfono celular”

adicción tecnologia

Definitivamente estamos viviendo en la era de la tecnología, una época caracterizada por el predominio de la inteligencia artificial, las redes sociales e innovaciones tecnológicas y científicas, con generaciones cada vez más tecno-dependientes para mantener un estilo de vida veloz, eficaz, eficiente y precisa. Pero toda esta voracidad de información y opciones se han convertido en un arma de doble filo al convertirse en algo absolutamente determinante del bienestar y calidad de vida de muchas personas; dando cabida a nuevos padecimientos, entre ellos algunos de tipo psicológicos como las adicciones conductuales, específicamente la adicción a la internet o ciberadicción y la adicción al celular.

La ciberadicción

En el mundo de la internet encontramos una fuente infinita de múltiples opciones de entretenimiento e información, con una gama casi inagotable de posibilidades que a diario ocupan parte de nuestro entretenimiento pudiendo accesar a un mundo y a una vida virtual. El problema de la ciberadicción radica en el tiempo prolongado y los cambios de actitudes y la relación de dependencia que desarrolla la persona.

La ciberadicción comprende también otros padecimientos relacionados como: la adicción al cyber-sexo y cyber-romances (imposibilidad de socializar fuera de un mundo virtual y de mantener relaciones y buscar placer sexual en la internet), la adicción a actividades on-line (implica subastas y compras web, investigaciones, juegos en línea); y la adicción a la computadora (apego excesivo al ordenador personal).

¿Qué consecuencias puede tener?

Entre las consecuencias que puede acarrear este tipo de adicción es volverse solitario y ermitaño, alejarse de la sociedad y comenzar a variar su rutina diaria para adaptarla a pasar la mayor cantidad de tiempo satisfaciendo su necesidad de estar en línea, muchas veces hay alteración de rutinas diarias como la de higiene personal o incluso olvidan comer; en su mayoría están físicamente agotados y por lo tanto dejan de cumplir con algunas funciones diarias o no rinden de la misma manera, lo que se traduce en un declive profesional o una disminución de rendimiento académico.

Factores de riesgo

Las personas más vulnerable ante esta adicción son aquellas cuyo desarrollo de habilidades sociales son deficiente y se les dificulta relacionarse y desenvolverse en la cotidianidad, generalmente son personas tímidas o retraídas.

Tratamientos disponibles

El primer paso ante este padecimiento es estar consciente de que se tiene un problema, y tener un estímulo y motivación para cambiar; y esto requiere de mucha sensatez de parte del afectado. Además de los tratamientos y terapias psicológicas también se puede hacer uso de alamas o anuncios programados que le informen a la persona el tiempo de conexión o programas que limiten el tiempo de conexión de la persona y antes de esto se debe sopesar la necesidad real de conectarse.

 

La adicción al teléfono celular

Este tipo de adicción es muy frecuente en la comunidad más joven, presentando los mismos niveles de ansiedad que podrían sentir un adicto al cigarrillo o a cualquier otra sustancia… ¡así de adictivo es!.

Este tipo de adicción se caracteriza por la necesidad incontrolable de realizar llamadas, textear o verificar en todo momento su teléfono móvil; lo que conlleva a un alejamiento de la realidad en la que se encuentra presente al estar inmerso solo en sus asuntos de sus contactos telefónicos, facturas telefónicas excesivamente altas, y problemas para relacionarse de otra forma que no sea a través de un móvil. Generalmente hay evidencia de una disminución del rendimiento académico debido al cansancio y agotamiento cerebral.

Para tratar esta adicción es esencial realizar terapias grupales y contar con la participación de familiares y amigos. La terapia no solo se enfoca en la adicción en sí sino en lo que estas detrás de ella, como  la necesidad de estar conectado a otras personas, depresión, soledad, falta de autoestima, entre otras condiciones.

SHARE THIS