Las advertencias del cine contra el cambio climático: el caso Amazonas

MadMax

En los últimos días las redes sociales y algunos medios de comunicación han llamado la atención acerca del devastador incendio que está afectando al pulmón vegetal del planeta: la Amazonia, como también le llaman. En esta zona de América del Sur, se produce el 20% del oxígeno del planeta. Es, además, una de las regiones del mundo con la mayor biodiversidad de la Tierra, lo que la hace un patrimonio natural de todo el orbe. No obstante, la acción humana y las decisiones políticas, como la del gobierno de turno en Brasil, han promovido una enorme deforestación y el más mínimo interés por comprometerse con el medio ambiente, igual que el caso de Donald Trump, cuyo gobierno ha tenido voceros negacionistas del cambio climático, incluso ha amenazado con salirse de los protocolos firmados por anteriores gobiernos sobre la reducción de daños al medio ambiente, causado por el modelo de desarrollo.

Lamentablemente, en todo el mundo, muchos decisores políticos no demuestran en los hechos un compromiso real con la vida sustentable en el planeta, lo cual amenaza la vida de toda especie viva.

Sin ir muy lejos, los científicos han revelado que el mes de julio de este año 2019, ha sido el más caluroso registrado en la historia. Y el desastre ecología del Amazonas, en África, incendios también en Europa, como los ocurridos en Portugal hace pocos años o en Los Ángeles, nos hacen escuchar las alarmas de que vamos por muy mal camino, ya que la deforestación, la tala y la quema tienen un impacto muy negativo en el clima.

El sobrecalentamiento global amenaza con el incremento de los mares, debido a lo que ya es un hecho, el derretimiento de las zonas polares. Especialistas señalan que en algunas pocas décadas, varias ciudades del mundo van a quedar sumergidas bajo el agua, que puede llegar a subir hasta unos siete metros en los próximos años.

Las advertencias del cine

Interestelar es una película necesaria en este tema

En la gran pantalla no han faltado las advertencias sobre las consecuencias del daño ecológico, del modelo de desarrollo depredador del medio ambiente. Películas como Mad Max, El día después de mañana, Interestelar, Waterworld, La máquina del tiempo y hasta el laureado documental “Una verdad incómoda”, del propio exvicepresidente de los Estados Unidos, así como series que también tocan el tema, entre ellas la aclamada serie alemana de Netflix, «Dark», nos muestran escenarios distópicos y postapocalípticos, en los que la supervivencia en el planeta queda reducida a condiciones de rapacidad y escases, que pueden poner a temblar a más de uno.

Pero lamentablemente, la conducta depredadora de la Humanidad atenta contra su propia sobrevivencia, tal como lo señalaba Stephen Hawking, también fue comentada en la película «Interestelar», dirigida por Cristopher Nolan, cuando el profesor Brand (Michael Caine), señala que “la raza humana es una especie depredadora, que consume los recursos que la rodean mediante un impulso natural”.

En diversas películas se plantea el tema ético sobre la creación de colonias en el espacio, tal como el caso de la película «Elysium», estelarizada por Matt Damon, donde la vida en la Tierra es una apuesta de sobrevivencia, plagada de violencia.

Hawking plantea que la posibilidad de colonizar un nuevo planeta, terminaría resultando en otro proceso de rapiña y destrucción, que luego obligaría a buscar otra alternativa, es decir, bajo esa lógica, la Humanidad se convertiría en esos mismos “aliens” que van de planeta en planeta sustrayendo los recursos vitales y acabando con la vida en esos planetas.

El asunto se trata de poner énfasis en lo que realmente podemos hacer como civilización para revertir nuestra autodestrucción, un proceso que con los avances vertiginosos de tecnología y desarrollo industrial desde fines del siglo XIX, ha cambiado drásticamente el clima global, con consecuencias devastadoras y noticias tan terribles como el gran incendio que ha estado afectando al Amazonas.

Ojalá y realmente tomemos conciencia de lo que significa el impacto de nuestra huella, para la vida de nuestra raza y de todas las especies del planeta. Que el desarrollo de la ciencia y tecnología permita encontrar fórmulas eficaces para detener este suicidio ambiental que hemos desatado.

SHARE THIS