Nikola Tesla: el genio que cambió al mundo y nadie lo sabe

shutterstock_518322295 (2)Fedor Selivanov / Shutterstock.com

En la bolsa de valores de Estados Unidos se cotiza una empresa llamada Tesla, Inc., está dedicada a la producción y venta de coches eléctricos, inspirado, sin duda, al científico del cual tomaron el nombre: Nikola Tesla, pero que obviamente no tiene nada que ver directamente con el gran genio austro-norteamericano.

Tesla fue un científico de origen austríaco, nacido en lo que actualmente es Croacia, en el año 1856. Sus inventos son pioneros en el ámbito del electromagnetismo y en la generación de energía. En el año 1884 emigró a Estados Unidos y fue contratado por Thomas Alva Edison, para quien trabajó en condiciones deplorables, mal pagado y burlado por Edison. Tesla, no obstante, logró superar y mejorar muchos de los inventos que desarrollaba Edison en su compañía.

Entre los inventos más importantes de Tesla, está el de Corriente Alterna, que era la versión contraria de la Corriente Continua desarrollada por Edison y que era definitivamente superior, logrando imponerse como la de mayor popularidad en el mundo. Tesla también desarrolló comunicación a través de ondas de radio, la base de todos los sistemas de telecomunicaciones que conocemos en la actualidad.

Tesla fue un romántico moderno, corrientes relacionadas con la música y la literatura, pero que Tesla pudo combinar en la ciencia, lo decimos por su visión de querer llevar energía gratuita a todas las personas. Un revolucionario en el sentido estricto de la palabra, ya que no solo transformó el mundo de la ciencia, sino que apostaba por el acceso de las mayorías a ella. Contrario, por supuesto, a los intereses de gente como Edison, que buscaban el beneficio económico y el mayor rédito de sus inventos.

Tesla dejó de trabajar para Edison luego de que este le prometiera un pago de 500 dólares lograba mejorar su generador, pero cuando Tesla lo logró y fue a reclamar su pago, Edison no solo se negó a pagarle, sino que le dijo que “solo cuando seas un americano cabal, lograrás entender una broma yanqui”.  Edison vio a Tesla como un competidor natural a su inteligencia, que incluso podía superarlo, por lo que optó por la humillación.

El mago de la energía

Tesla entonces decidió  montar su propio laboratorio y dar inicio a una larga carrera de genialidad científica en la misma ciudad de Nueva York. Ahí desarrolló sus investigaciones sobre electromagnetismo y generadores eléctricos. George Westinghouse compró las patentes de uno  de sus diseños, el motor y un distribuidor que hacia la distribución de la corriente hacia usuarios finales.

En su laboratorio descubrió el principio del campo magnético rotatorio, generado a partir de una corriente alterna trifásica, el cual gira a una velocidad uniforme, el cual es el sistema base de su motor de corriente alterna.

Fue así como terminó creando el primer motor eléctrico de inducción de corriente alterna, el cual es la base de los modelos de autos eléctricos que hoy se presentan como alternativa ecológica a la locomoción. Sin duda alguna, los intereses de los productores de petróleo y combustible, no permitieron el desarrollo de esta tecnología, ni su mejoramiento, lo que ha impactado negativamente en el ambiente. Apenas recientemente, debido a las alarmas ocasionadas por el cambio climático, producto del efecto invernadero, provocado por el exceso de agentes contaminantes en el ambiente, que amenazan la vida del planeta, que compañías como Tesla, Inc., se inspiran en los descubrimientos de este gran científico, aun cuando Tesla no hizo como otros inventores de su época que fundaron grandes empresas que han persistido por los años.

Tesla también inventó la bobina que hoy lleva su nombre, la cual consiste en un transformador que posee un núcleo de aire, con espirales de primaria y secundaria, que crean unos circuitos resonantes acoplados, con los que se generan descargas eléctricas a gran alcance.

También descubrió el fenómeno de carácter ondulatorio denominado “luz tesla”, fue el inventor de la radio, aunque el italiano Marconi se proclamara su inventor.

Luego de su muerte, se procuró borra la huella de Tesla en el mundo científico, tanto por la academia, a la que Tesla no le rindió culto y a la que se negó a enviar sus artículos, como por los intereses de los poderes económicos, ya que Tesla era un propulsor del uso libre y gratuito de la energía.

Nikola Tesla es un científico e inventor que debemos resaltar y darle el lugar que le corresponde y que le fue robado por sujetos como Edison y Guglielmo Marconi. Cada vez que encendemos una luz, lo hacemos gracias a los descubrimientos de este gigante de la ciencia y de la invención.

SHARE THIS