Tecnologías para frenar el cambio climático

polar-bear-4443364__340

Recientemente se acaba de desarrollar la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (UNGA), dedicada este año al tema del cambio climático. Incluso, en los últimos días se ha desatado todo un debate en torno a la figura de la activista adolescente Greta Thunberg, quien estuvo en foro especial dedicado al tema, por invitación del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. El tema derivó en la controversia por la niña, desviando el foco del asunto que era el cambio climático.

Lo cierto es que el incremento de la temperatura en el planeta es un hecho, debido al impacto ambiental que el modelo de desarrollo genera en el medio ambiente, convirtiendo el panorama actual en una amenaza para la sobrevivencia de la vida en todas sus especies.

El planteamiento histórico había sido buscar el compromiso de los países a reducir la emisión de agentes contaminantes en las industrias, pero ese objetivo no se ha logrado debido a todo el interés y poderío que hay detrás de las grandes corporaciones que son las mayores contaminantes del planeta.

Hay ciudades como Santiago de Chile, la segunda con mayor contaminación en América Latina después de Ciudad de México, en la que se les imponen restricciones a los ciudadanos, pero no tanto a las industrias, que apenas uno sale del aeropuerto de Santiago y ve las inmensas fumarolas de las industrias.

¿Puede la tecnología ayudar a reducir el cambio climático?

Esta pregunta contiene un asunto ético que hay que desentrañar, porque muchas de las llamadas industrias verdes, que producen productos “ecológicos”, también generan una huella dañina que puede llegar a ser más grande que el propio producto que comercializan. Este ha sido uno de los temas en torno al caso de Greta Thunberg, ya que se ha señalado que esta chica sueca está financiada por grandes corporaciones de esa industria, que al fin de cuentas busca su beneficio de capitalización.

El tema se centra en que la necesidad de las economías de los países de generar ingresos, hace que no se apliquen las restricciones necesarias para evitar mayores daños al medio ambiente. Muchas son, por ejemplo, las denuncias contra la trasnacional Monsanto, pero, aunque en algún país esta empresa no tenga inversiones directas o producción, sí se importan productos que son elaborados con materia prima de esa empresa.

Tecnologías contra el cambio climático

1. Edificios contra el efecto invernadero

El efecto invernadero es causado por la excesiva emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, pero realmente es poco lo que se hace para disminuir la emisión de este gas a la atmósfera. Una empresa ha desarrollado una tecnología que recoge el CO2 de la atmósfera y lo transforma en CO3, elemento usado para la producción de caliza, material con el cual se pueden construir edificios. En síntesis, la idea es sacar el CO2 del medio ambiente y atraparlo en las edificaciones.

2. Uso de energía solar

Pareciera que el uso de fuentes de energías limpias, se tarda más de lo esperado en masificarse. La energía solar es una de las opciones más importantes para minimizar el impacto nocivo en el medio ambiente. Lo cierto es que la energía solar puede ser una fuente importante de energía, evitando todo lo que significa tanto la emisión de gases contaminantes, como la protección de los recursos hídricos o de otras fuentes nocivas para la salud del planeta.

3. Bionergía de captación

Ya hablamos de la tecnología para extraer el dióxido de carbono del medio ambiente para producir material destinado a la construcción de edificios. Pues también hay empresas que están desarrollando tecnología para que a través de las plantas se pueda sintetizar la mayor cantidad posible de CO2 y convertirlo en biomasa, para ser usado como combustible orgánico.

De esta manera también se atrapa el dióxido circundante y se le da un uso ecológico y se aprovecha su potencialidad.

4. Vehículos eléctricos

Los vehículos automotores han sido hasta ahora parta de los agentes más contaminantes del planeta, debido a su alta emisión de monóxido de carbono, esta realidad, aunque dista mucho de cambiar, es una certeza que dejará de ser así en un futuro. Es cada vez más creciente el uso de automóviles eléctricos, que usan combustible fósil y tienen un alto rendimiento, como el caso de los de marca Tesla, que deben su nombre a uno de los más grandes científicos de la historia, Nikola Tesla.

SHARE THIS

DEJE UN COMENTARIO